www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Luis Miguel tropieza en festejo con sus fans

eldiariony.com
04/18/2015

En la tercera pausa de su concierto, cuando saludó a dos parejas, el cantante pisó mal, trastabilló y se fue de lado

AGUASCALIENTES, Aguascalientes – En la euforia por responder a sus fans que le celebraron por adelantado sus 45 años, Luis Miguel trepó a la barda que separa al público del redondel del palenque de la Feria Nacional de San Marcos y tropezó… aunque cayó de pie.

El artista cumplió su tercer palenque en México en la que es considerada la feria más importante de México.

Un día antes de su onomástico, la gente, que llenó dos terceras partes del recinto, le cantó “Las Mañanitas”, cerca de las 1:25 horas de este sábado.

El Sol, quien celebra su aniversario el 19 de abril, se emocionó ante el canto al unísono, y aunque no emitió palabras, sí agradeció durante más de un minuto con caravanas y saludos.

Fue tanta su alegría que en la parte final de su presentación trepó a la barda que divide el público de la arena para estar más cerca de sus fans.

Caminó lentamente por la orilla mientras saludaba. Se detuvo en tres ocasiones y esquivó vasos con licor que parejas colocaron en el lugar mientras le aplaudían.

En la tercera pausa, cuando saludó a dos parejas, el artista pisó mal, trastabilló y se fue de lado.

En el aire, uno de sus asistentes lo detuvo y provocó que el cantante cayera de pie, justo a un costado donde se encontraba el equipo de percusiones.

La gente exclamó un alarido de sorpresa, pero Luis Miguel siguió cantando, aunque se quedó sentado breves instantes sobre la barda.

Después se puso de pie, asentó el pie derecho que parecía lastimado. Para demostrar que estaba bien se colocó en el centro del ruedo y brincó al ritmo de la música.

La gente le respondió con aplausos y coreando sus canciones.

Incómodo con las bocinas
Desde el principio de su presentación, el artista se mostró incómodo con la colocación de las bocinas que le impedían acercarse al público, por estar ubicadas alrededor del escenario pegadas a la barda que divide el redondel.

En varias ocasiones le pidió a sus colaboradores que las alejaran para poder estar en contacto con la gente que le pedía acercarse, para darle un beso o regalarle rosas con motivo de su cumpleaños.

A la mitad del concierto, antes de que apareciera el mariachi, las bocinas fueron recorridas. Entonces el intérprete de “La Incondicional” tuvo lo que quería: la cercanía con su público.

Así pudo acercarse una joven que con un velo de novia que le entregó un ramo de rosas. También se aproximó a otra que lo besó, lo abrazó y lo felicitó por sus cumpleaños.

Fue así como pudo también trepar a la barda de la cual tropezaría sin consecuencias.

La velada llena de felicidad la compensó Luismi, como lo llamaba su público en coro, con una actuación cuya duración fue de una hora con 55 minutos.

Atrás pareció quedar la cancelación de su concierto en Veracruz o su inasistencia a la presentación programada en Yucatán, presuntamente por la falta de un helicóptero que lo trasladara al escenario.

En dos ocasiones Luis Miguel pretendió dar por terminado su concierto, pero la gente le pidió que regresara y lo hizo.

Después pareció que era él quien no quería terminar con la noche previa a su cumpleaños.

En señal de gratitud, en la última canción regaló rosas blancas al público.

Al salir, el cantante fue custodiado por seis camionetas Suburban y dos patrullas de la Policía Federal.

Este sábado, Luis Miguel se presentará nuevamente en el palenque de la Feria de San Marcos y celebrará con pastel su cumpleaños durante su concierto, que inicia justamente a la medianoche.

Cerrar