www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Brilla "El Sol" en LA

La Opinión / Martha Sarabia
01/31/2011

No fue la luna la que brilló la noche del sábado en el Anfiteatro Gibson, sino "El Sol".

Luis Miguel demostró exitosamente su calidad vocal en la primera de tres presentaciones en esta sala, y la tercera ronda de su gira en México y Estados Unidos, entre la algarabía del público, mayormente femenino.

A pesar de su talento y carisma, y de ofrecer un gran show, el cantante naturalizado mexicano no dejó de ser perfeccionista. Constantemente dio instrucciones sobre el audio a su equipo, que a juzgar por sus gestos, no era el apropiado.

Ataviado totalmente de color negro, con traje, su rostro, que reflejaba sus 40 años lució un poco pálido por el contrastante bronceado que parecía tener en las pantallas.

"Buenas noches Los Ángeles. Bienvenidos todos, muy amables. Una noche más para compartir, que privilegio de poder volver a cantarles, es un privilegio", dijo provocando mayores aplausos y gritos eufóricos tras más de media hora de retraso.

Y para medir que tanta emoción tenían los que abarrotaron el recinto, usó un medidor virtual provocando ensordecedores gritos. "Sabía yo que no me iban a fallar", dijo con su gran e inigualable sonrisa que mostró toda la noche.

En el primer segmento musical cantó temas como Mujer de fuego, Suave, Busca a una mujer y Tres palabras. A esta última la describió como una de sus favoritas de su disco homónimo y más reciente.

A pesar de las fallas de sonidos, que obviamente molestaron al cantante, logró enloquecer a sus fanáticas. Una de ellas le regaló un ramo de rosas blancas, mismas que minutos después él mismo regaló a otra seguidora, así como lo hizo con las flores que tenía en un florero. Por igual, demostró saber tratar a sus seguidoras, cuando un grupo de ellas insistía en que este autografiara un disco y él con una gran sonrisa, solo lo tomó para dárselo a uno de sus guardespaldas.

Durante su interpretación de La Barca, invitó a la audiencia a que coreara el tema pero en una nota alta, hizo un gesto entre risas demostrando que a diferencia de él, sus seguidores estaban desentonados.

También, usando la tecnología digital, cantó a dúo con Frank Sinatra, cuya imagen fue reflejada en los monitores a los costados y en un pantalla gigante en el centro del escenario. De esta manera revivió el dueto Come Fly with Me que hizo con el legendario cantante en 1993.

Se apagaron las luces por unos segundos y Luismi regresó con un saco negro de terciopelo, con el que reemplazó el saco tradicional con el que inició la noche, para cantar un popurrí de temas populares como La chica del bikini azul, Isabel y Cuando calienta el sol.

"Arriba Los Ángeles, arriba", dijo mientras brincaba y se desplazaba de un extremo del escenario al otro mientras que sus admiradores bailaban desde sus asientos. En el escenario estuvo acompañado por 14 músicos y dos coristas que aparecían y desaparecían dependiendo en la demanda del cantante.

Tras esto, dijo, "gracias, buenas noches", pero regresó con No culpes a la noche, para volver a despedirse.

Al ver esto la audiencia prendió y levantó sus teléfonos al aire. Luis Miguel regresó minutos después para interpretar Labios de miel de su más reciente álbum.

"Gracias Los Ángeles. Hasta la próxima, gracias", dijo bajando del escenario a las 10:30 p.m., tras una hora y media de show.

Al escuchar los aplausos, el popular cantante tiró besos a su fanaticada y lanzó camisetas de su tour y un par de pelotas inflables.

Y a pesar de la insistencia del público que gritaba y chiflaba para que regresara, "El Sol" no volvió a brillar.

Cerrar