www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Un Luis Miguel desatado ahuyentó dudas sobre su salud en vibrante concierto en Chile

por Bastián Garcia / www.t13.cl
11/29/2015

El astro mexicano, de 45 años, se presentó anoche ante un ensordecedor público de 10 mil personas que repletó el Movistar Arena.

Con el correr del mes de noviembre, las dudas sobre lo que podía entregar Luis Miguel en sus performances en vivo se fueron disipando. Pasó de retirarse del escenario dos noches seguidas, a los 20 minutos de show, en Ciudad de México, a regalar simpatía y bailes sexys en Buenos Aires.

La incertidumbre, eso sí, se palpitaría en algunos espacios del espectáculo en los que el "Sol de México" se demoraba más de lo habitual en reaparecer. Aún así, su presentación se decantaría hacia lo realizado en Argentina.

A las 21:27 horas, Luis Miguel apareció sobre el escenario del Movistar Arena, tras un medley en el que una excepcional banda de diez músicos recorrió varios hitos dentro de su catálogo. Engominado, bronceado, y con un traje de impecable negro. E interpretando su mejor libreto. Gustando con su desfachatez y flechando a través de sus juegos de seducción, de miradas y sonrisas cómplices con sus incondicionales.

"Qué nivel de mujer", "Tú solo tú" y "Suave" serían los primeros pasajes de un show en el que el artista repasaría lo más destacado de su discografía, y ante diez mil personas que transformaron el ambiente en una burbuja ensordecedora.

El astro mexicano, así, ahuyentaría los fantasmas de sus problemas de salud que en algún momento amenazaron con dejarlo fuera del circuito durante la última parte del año.

En el primero de sus dos shows en el domo mayor del Parque O'Higgins volvió a demostrar su versatilidad. Porque Luis Miguel pasa de víctima en el sufrimiento de la balada de "Tengo todo excepto a ti" y "Fría como el viento", a victimario en "Hasta que me olvides". Dejando siempre un campo de corazones rotos en el camino.

Y si bien la voz de "Sol, arena y mar" fue la estrella exclusiva de la velada, a ratos compartió el rol protagónico con la deslumbrante corista argentina de 26 años, Pau Peralta. La también modelo se plantó en el centro del escenario con una elegancia y sobriedad encantadora.

La sabida galantería del "Sol de México" continúa intacta, regalando una docena de rosas blancas al ritmo de "Te necesito" -diciendo "siempre faltan", ante el éxtasis de las fanáticas- y moviendo las caderas al son de "Cucurrucucu paloma".

Un cambio de vestuario, ahora con una camisa negra arremangada, terminaría por darle una total comodidad a un Luis Miguel que mantiene su voz y calidad musical intacta -también su rigurosidad, cuando recorrió todo el escenario buscando al responsable del acople de una de las guitarras-; en un show que nunca bajó en intensidad, ni de parte del público ni del artista. Y que tuvo su premio en "Te propongo", con el mexicano acercándose a la primera fila a recibir las rosas, los girasoles y los peluches que sus fans llevaron de regalo.

En Luis Miguel, este lunes, solo hubo certezas.

Cerrar