La gira española del mexicano que cantó con Sinatra empieza en Galicia

MARÍA CEDRÓN / lavozdegalicia.es
04/20/2012

Luis Miguel interpretará en el Multiusos del Sar algunas de las canciones que los fans pueden elegir a través de su página web

Para los que tienen ahora 30 años largos, Luis Miguel es uno de aquellos chicos de media melena rubia que llevaban las adolescentes de los ochenta en la carpeta. Iba pegado junto a Tom Cruise o Rob Lowe, pese a que este mexicano nacido en Puerto Rico tiene algunos años menos.

Lo que ocurre es que saltó a los escenarios a los 13 años y a los 15 ya obtuvo su primer Grammy. Tenía talento. Y lo tiene. Por algo en sus cerca de treinta años de historia sobre los escenarios más de sesenta millones de discos fueron adquiridos por todo el mundo.

A mediados de los noventa aquellas fans transoceánicas le eran fieles todavía y lo seguían a través de alguna tele con antena parabólica, a expensas de ser criticadas por los que pensaban que adorar a Bono, de U2, no era compatible con escuchar la voz del conocido como sol de México. El cambio horario les hacía estar en vela hasta las tres o cuatro de la mañana para escuchar, por ejemplo, uno de sus primeros éxitos, la canción La chica del bikini azul o Mucho corazón, uno de los temas del álbum Romance, que en aquella época estaba de moda y que incluso tuvo segunda parte con Romance II. Esas seguidoras continúan ahora llenando polideportivos cada vez que está de gira en Galicia. Estuvo en dos Xacobeos. En el de 1999, en Vigo, donde presentó su disco Amarte es un placer. Y en el del 2004, en Santiago, en el marco de su gira 33, un nombre que era un guiño a los años del cantante.

Ahora, el día 27 regresa a Galicia, a Santiago, donde hace ocho años pasó varios días antes de su recital. Lo hará dentro de una nueva gira 2012, pese a que ya está trabajando en un nuevo disco que podría salir ya en otoño.

Además de en Santiago estará en Cáceres, Palma, Elche, Málaga, Sevilla, Gran Canaria, Barcelona y Madrid, donde tiene concertadas dos fechas.

Para algunas de aquellas viejas fans, amarlo fue un placer hasta que lo tuvieron cerca. Hasta que vieron que caminaba tres metros sobre la tierra. Y pese a eso continúan dándole oportunidades. Porque este cantante que triunfó con el pop, tocó el bolero, pasó por la ranchera e incluso cantó a dúo con Frank Sinatra llena polideportivos allá donde va. Porque tiene talento del de verdad. Y no solo es ese cantante de baladas románticas que ponen las parejas para celebrar un aniversario en una cena casera con velas.

Esta vez ha tenido un detalle con todos los que lo adoran. A través de su página web, los seguidores pueden marcar qué les gustaría escuchar en cada concierto de la gira. En el de Santiago también, claro. Todo un detalle que da la oportunidad de revivir temas de las diferentes etapas del artista. Desde un romántico Somos novios a Cuando calienta el sol.

Un mito

Y los que ahora tienen 13 años, los mismos que tenía este cantante cuando dio el salto a los escenarios, quizá puedan pensar que es uno de esos artistas de toque rancio que comparte estantería en los discos de la abuela con alguna estrella de la balada. No saben que en los años ochenta despertó muchos más gritos que Justin Bieber, hizo subir la bilirrubina a más de una y lejos de pasar a ser un juguete roto utilizó el talento para subir hasta lo más alto. Ahora es uno de los grandes. Y aquellas a las que prácticamente ni miró pese a haberlo estado esperando horas en un aeropuerto podrán perdonarlo.

Regresar