www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Luis Miguel: mito, mariachi y palenque

m.milenio.com - René Franco
04/12/2015

El cantante ofreció un concierto enorme durante su presentación en la Feria de Texcoco, donde derrochó energía; fue generoso con su carisma, voz y presencia, aun cuando el foro no lució a toda su capacidad.

Al final del concierto una mujer que estaba en primera fila me preguntó: “Oye, ¿sí era Luis Miguel?”.

Minutos antes, el cantante acababa de dar un concierto enorme, pletórico, indiscutible. Una demostración de energía y comunicación escénica reservadas solo a los grandes. Había levantado al Palenque de la Feria de Texcoco desde sus cimientos para convertirlo en una fiesta. Y aun así la mujer, mistificada, se negaba a creer que acababa de verlo.

¿Será por eso que no se llenó? ¿Porque la gente no creyó que lo vería? ¿O porque dudaron que pudiera estar bien, que Luis Miguel saliera a hacer esa enormidad de concierto? Ese es el asunto: la percepción. ¿Gordo o delgado? ¿Solitario o romántico? ¿Cercano o incapaz de la menor comunicación con su público? Este es el viaje mental al que se somete aquel que trata de deshacer este rompecabezas. Una leyenda en ciernes que hoy, después del sábado en Texcoco, vuelve a poner en la balanza de su propia historia la posibilidad de estar viendo al ídolo. Ese que, en muchas otras ocasiones, nos ha hecho dudar de su destino.

La realidad objetiva no se puede cambiar. Lo que hizo Luis Miguel en Texcoco el sábado fue grandísimo: salió a tiempo, derrochó energía, fue generoso con el carisma, la voz y la presencia, conectó con la audiencia; se dio tiempo para saludar y besar a sus fans, estableció la que podría ser la nueva etapa de su carrera.

Viene un disco de mariachi. Y viene el Luis Miguel de los palenques. Sigue Aguascalientes y ahí el público podrá constatar o desmentir lo que aquí se publica. Pero como siempre, dependerá de él. Luis Miguel es un dechado de virtudes, pero no de constancia. Sus fans lo han visto dar conciertos malos, regulares y como el de ayer, trepado en la gloria escénica. Nunca se sabe. ¿Podría saberse ahora?

Para empezar, este no es el Luis Miguel “dance” de sus años de juventud, al ritmo de “La Chica del Bikini Azul”. Es el adulto de los palenques. El de la medianoche después de los gallos y el bingo. El que tiene al mariachi como elemento central de su concierto. El que canta al calor del tequila. El de la energía. El Luis Miguel que sus fans han esperado durante años.

Está muy cerca del público y no hay manera de esconderse. Lo que haga se ve a medio metro de distancia. Pero eso no quiere decir que lo hayamos alcanzado. Nadie podría subirse ahí y hacer lo que él. Alcanzarlo, imposible, aun cuando podamos verle cada pelo de la cabeza. Este es el Luis Miguel que trae un equipo de productores acostumbrados a Las Vegas y las arenas grandes, en lugar de una arena de gallos. El que ahora pone toda su producción a distancia de teatro minúsculo.

Pero sobre todo, al menos el sábado, es el Luis Miguel que parece haber entendido que para conservar el helicóptero, el viaje desde Dominicana, los lujos y hasta el mariachi, tiene que volver a firmar un compromiso con su público. Tiene que volver a salir a hacer que esa gente sienta que está viendo a Luis Miguel. Cuando el cantante caminó hasta el asiento de este cronista para darme la mano, quise creer que ese era un pacto; que no va a volver a dejar al público a su suerte, que no va a hacerlos esperar de nuevo horas antes de cada concierto. Que va a amar para ser amado hasta la leyenda.

Alejandro Basteri lo apoya como nadie. Y pude pasarle un recado el sábado: “Dile a tu hermano que de aquí no puede bajar. México necesita un ídolo más que nunca, y este es el Luis Miguel que la gente se merece. De aquí para arriba.” Me prometió pasarle el recado.

Yo les paso este: Luis Miguel viene con disco de mariachi y gira de palenques, donde parece sentirse más a gusto que nunca. Y por lo visto viene por ustedes, a recuperarlos. Con lo único que necesita: talento y energía. Y sí, es Luis Miguel, enorme, encumbrado por sí mismo, impecable. El jueves y viernes estará en Aguascalientes. Ahí está mi Twitter; no olviden mandarme sus reseñas.

Sus pasos
El próximo domingo 19 de abril el cantante estará cumpliendo 45 años, de los cuales ha dedicado más de 30 a la música.

1981 marcó la historia de su carrera músical, aunque fue en 1982 cuando presentó su primera producción musical 1+1= 2 enamorados.

A partir de 1986 hace mancuerna con Juan Carlos Calderón y realiza tres de sus discos más vendidos Soy como quiero ser, Busca una mujer y 20 años.

En los 90 adopta un nuevo género, el boleto por lo que realiza nuevas producciones con las que vuelve a romper récords, como Romance, Segundo Romance, Romances, Mis Romances, Mis boleros favoritos, y México en la piel.

Cerrar