Déjà vu

revistacentral.mx - Erika Macin
02/18/2015

Como casi cada inicio de año, Luis Miguel pone en marcha la maquinaria que lo lleva de tour por México, Estados Unidos, Latinoamérica y España, presentando su temporada de conciertos, que en este caso ha llamado: “Déjà vu”, el nombre del único sencillo que ha lanzando en los últimos 4 años.

Entonces empiezan los comentarios y memes en las benditas redes sociales que han venido a ser un termómetro muy claro de los gustos y preferencias de el público en general. Al ídolo mexicano, como ya es costumbre, lo siguen poniendo verde, y escuchas en todos lados conversaciones como: “Es que siempre hace lo mismo”, “No trae nada nuevo”, y ahora, este año, no se la ha acabado con “Está gordísimo!!” claro que la gente que lo asegura es la misma que va y paga por verlo año tras año. Digamos que asistir a un concierto de Luis Miguel es parte de un estilo de vida, tiene su toque de glamour y siempre será un must.

Para nadie es sorpresa que Luis Miguel es el rey del Auditorio Nacional, y aunque hay periodistas que aseguran que la gente lo ha castigado y no todos los conciertos han sido lleno total, ciertamente la oferta y la demanda, nos dicen lo contrario, pues cada vez se abren mas fechas y cada vez canta en mas lugares dentro de la República.

Pero vamos a ver, Luis Miguel vive de los fans de siempre o ha sumado nuevos fans a lo largo del tiempo? Bueno pues la respuesta es muy sencilla, Luis Miguel se ha vuelto atemporal, mientras no haya otro que ocupe su lugar, y en 33 años de carrera aún no ha habido nadie que lo haya desbancado. El auditorio lo llena gente de todas las edades, desde familias enteras, parejas de todas las edades y muchos grupos de mujeres, en marketing lo llamaríamos un producto multitarget.

La primera vez que yo pisé el Auditorio Nacional para ver un concierto fue en 1994, y en la marquesina decía “Luis Miguel”. De ahí para acá, sin exagerar, lo he ido a ver año tras año y siempre a más de un show por temporada. Y sí, en efecto tienen razón siempre es lo mismo.

Un tipo elegante, un showman total que su sola presencia llena el escenario, un hombre discreto, dueño de una tremenda voz que es realmente impresionante. Un cantante de estilo único, con una carrera lo suficientemente exitosa y sólida para pararse en un escenario por mas de 20 años consecutivos y seguir manteniendo la misma calidad y la misma clase.

Para muchos Luis Miguel tiene una carrera estancada, sus detractores le cuestionan el mantener una misma línea, cantar solo baladas, boleros y rancheras, también el no tener un interés profundo en conquistar otros mercados como lo han hecho artistas como Ricky Martin o Shakira por ejemplo. El siempre ha dicho que si trascender es traicionar su estilo y lo que ama hacer entonces no está interesado. Fama, fortuna y una vida de muy alto nivel producto de su trabajo es precisamente lo que el ha alcanzado con lo que ha hecho hasta hoy. Asimismo, se le cuestiona el haberse alejado de los medios y solo saber de el a través de conferencias de prensa en los lanzamientos de sus discos y en las revistas del corazón, con chismes que nunca son del todo ciertos. No participa activamente de las redes sociales, es decir, no tiene una cuenta personal de twitter, ni de facebook para interactuar con nadie. En realidad su vida siempre es un enigma, un rompecabezas que hemos ido armando a lo largo del tiempo con lo poco que sus ex-amantes nos dejan saber.

Quizá su forma tan parca de mantener su vida personal al margen es mas un acierto que un error. No creo que así lo haya planeado, pero que bien le ha salido la estrategia de ser un inalcanzable y tener la capacidad de aparecer y desaparecer a su antojo.

Esta vez pudimos verlo en primera fila mi amiga Pamela y yo, y nuevamente salimos con el alma llena y felices de haber cantado desde “Directo al corazón” hasta la novísima “Déjà vu”, por supuesto quedamos invitadas a regresar el próximo año a seguir cantando con el y su mariachi, a volverlo a ver tratando de presentar a la perfección a sus músicos y a la gente de audio a quienes se trae en jaque siempre corrigiéndolos durante el show y por supuesto, a cantarnos los mismos éxitos que no dejan de significar algo en la vida de cada uno… Mi canción preferida es Pensar en ti; Mi disco preferido, 33 y Cómplices; Mi momento favorito del show: Los mariachis, Mi video preferido: La incondicional. La pregunta de si está gordo o no?... Pues digamos que NO es un varita de nardo, está por cumplir 45 años de vida que por cierto le están quedando extraordinarios, y claro que podría bajar dos o tres kilitos y verse aún mejor, pero estoy segura que en esta ocasión bien refleja la buena vida que se da.

Luis Miguel le guste a quien le guste y le pese a quien le pese sigue siendo el REY! Y siempre será el SOL!...

Regresar