Prensa 2002

Luis Miguel vende su casa en Bel Air por US$6 millones

03/20/2002

www.listin.com.do

El cantante Luis Miguel vendió su exclusiva residencia de Beverly Hills al magnate de las fragancias y diseñador Bijan, por seis millones de dólares, se informó aquí. El cantante nacido en Puerto Rico y crecido en México, de 31 años y quien cuenta con una enorme propiedad en el puerto mexicano de Acapulco, finalmente decidió desprenderse de su residencia de Bel Air.

De acuerdo con el diario Los Ángeles Times ahora Luis Miguel está buscando una propiedad más pequeña porque no necesita una tan grande como esta y por la que recibió el pago de compraventa en efectivo.

La ahora residencia de Bijan, construida en 1993 con una extensión de 12 mil pies cuadrados, de estilo contemporáneo y mediterráneo, cuenta con seis recámaras, 12 baños y garage para 22 autos.

El complejo

La casa de tres pisos cuenta con siete chimeneas, biblioteca construida con caoba hondureña, casa de huéspedes, alberca y gimnasio, y posee sonido y sistemas de seguridad. Bijan, de 58 años, había estado buscando una propiedad desde hace seis años, después de su divorcio de su segunda esposa, Tracy, confirmó uno de sus voceros al rotativo angelino.

La información apareció en la sección de Bienes Raíces del diario y en esta se indicó que Bijan había vendido su casa de Beverly Hills en 1999 -en donde nunca vivió- al cantautor Lionel Ritchie.

Bijan había dicho que esa casa de seis recámaras no le gustaba por ser de un modelo demasiado antiguo y necesita de muchas adecuaciones, señaló su vocero.


Al 'rey' lo que pida

03/18/2002

Idalia Barrera/El Norte

Monterrey, México.- Se acerca la llegada de Luis Miguel a Monterrey y ya se están ultimando los detalles para recibirlo como a todo un rey.

El artista llegará a la Ciudad a finales de esta semana y se hospedará en la lujosa suite presidencial del Hotel Quinta Real, en donde no podrán faltar los detalles que él mismo solicita, de acuerdo a información proporcionada por una fuente cercana al artista.

"El Sol" deberá tener en su habitación 15 frascos de agua Evian a temperatura normal, una caja de té, una cafetera eléctrica, 4 copas para champaña, suficiente hielo, 4 vasos chicos y 6 grandes de vidrio.

El artista también quiere tener una gran canasta de frutas, una caja de mentas Altoids, 12 cervezas Corona bien heladas, 1 botella de whisky Johnny Walker Etiqueta Negra, una botella de champaña Crystal, 4 botellas de medio litro de Gatorade de naranja, 6 Coca Colas y, además, dulces, galletas y bocadillos finos.

A Luismi le gusta tener suficientes "provisiones" en su habitación porque tiene muchos amigos en Monterrey y cada vez que viene siempre hay quién lo visite.

En cuestión de comidas no es nada complicado; por ejemplo, dentro de los alimentos para el desayuno que ha solicitado no hay nada sofisticado, sólo cereales, jugos naturales de naranja y manzana, hot cakes, waffles, pan, leche, huevos con jamón, con tocino y fruta con yogurt, entre otros.

Tampoco en los platillos que selecciona a la hora de comer es muy exigente. Le gusta mucho la comida italiana, el pavo ahumado, el arroz, el pollo, las verduras cocidas, las ensaladas frescas y los buenos cortes de carne a la plancha.

Durante sus otras visitas a Monterrey, el ídolo mexicano poco sale de su habitación y casi nunca se aparece en el restaurante, por lo general le gusta que le lleven la comida para descansar lo mejor posible antes de su concierto.

Y aunque ya tiene una larga trayectoria artística, Luis Miguel es tan profesional en su trabajo que apenas llega a la Ciudad y va a ensayar el repertorio que ofrecerá por la noche, por lo que también solicita ciertos "requisitos" en su camerino.

El intérprete de "Cómo Duele" tiene que tener 6 botes de agua Evian, además de 6 cervezas Corona.

No deben faltar 4 latas de Coca Cola clásica y 6 botellas de 20 onzas de Gatorade de naranja.

Cada noche es diferente para Luis Miguel, por lo que nunca se sabe qué va cenar, según el desgaste físico de ofrezca en cada espectáculo.

Muchas veces llega y pide servicio al cuarto, esto si no se lo lleva algún amigo a cenar a su casa, como ha sucedido en años anteriores.


El ‘Sol’ ilumina a María Félix

03/08/2002

Miguel Andrés González / EsMas.com

Pletórica actuación de Luis Miguel en el Auditorio Nacional con emotivo beso de ‘La Doña’

CIUDAD DE MÉXICO, México, mar. 7, 2002.- El mismo guión del Azteca, pero esta vez bajo techo, ‘sólo’ ante una sexta parte de las 60,000 personas que acudieron al estadio el sábado pasado –lleno, pues-, fue el que siguió Luis Miguel durante la primera de nueve presentaciones de su gira mundial Mis Romances que tendrán lugar en el Auditorio Nacional.

Los 37 temas, la hora con 35 minutos de duración, el mismo conjunto y la misma imagen personal, quizá hasta el número medido de saltos en el escenario, condensan, no obstante, una actuación brillante y a la vez arrogante por sus plenas facultades vocales del mayor ídolo de México, quien demuestra que no sólo fue un accidente su afonía en Nueva York hace un par de semanas, sino que está cantando mejor que nunca.


Exige Luismi, pero no como otras veces

03/05/2002

El cantante solicita cama bronceadora en su cuarto de hotel,
tequila y rosas rojas en el camerino

JUAN CARLOS GARCIA / Grupo Reforma

Ciudad de México (5 marzo 2002).- Luis Miguel estuvo hospedado el viernes y sábado pasados en la Suite Reforma del Hotel Four Seasons y, aunque se caracteriza por ser bastante exigente, en esta ocasión no lo fue tanto, a decir del personal del hotel.

Un empleado del exclusivo "resort", confirmó que el cantante, quien siempre se registra con seudónimo, suele pedir la Suite Presidencial, pero que en esta ocasión no fue posible que la tuviera porque estaba ocupada y tampoco la podrá tener en fechas próximas, ya que está reservada para el Príncipe Carlos, por lo que, durante los conciertos que dará en el Auditorio Nacional, Luis Miguel se quedará otra vez en la Suite Reforma.

"Usualmente pide una cámara bronceadora, toallas blancas, agua, refrescos y fruta", indicó el empleado del lugar, que prefirió el anonimato por obvias razones.

La suite en la que se alojó Luis Miguel, y en la que aún están sus artículos personales, tiene un costo de 923 dólares aproximadamente y junto a ésta se rentaron ocho habitaciones más para su personal que costaron alrededor de 650 dólares, explicó el informante.

La habitación del intérprete de "Amor, Amor, Amor" está cerrada bajo doble llave y quizás sea hoy en la noche que le pongan la cámara bronceadora.

Otra persona, encargada de atender el ''catering'' de Luis Miguel en el Estadio y en el Hotel, señaló que come carnes sin grasa, que prefiere la comida nutritiva y pide agua embotellada, carnes frías y quesos de excelente calidad, pero no de marca específica.

En cuanto a su camerino en el Coloso de Santa Úrsula, añadió, Luis Miguel pidió varias docenas de rosas rojas de tallo largo, de tipo invernadero y Tequila Reserva de El Patrón.

Hará 10 fechas en el Auditorio

Por lo pronto, Luis Miguel tiene pendientes 10 fechas en el Auditorio Nacional abiertas al público y dos compradas por empresas privadas, según confirmó Renato Herrera, director de operaciones de En Vivo Espectáculos.

"Le queda el compromiso de cumplir con esas fechas y después seguirá con su gira. También regresará al Madison Square Garden, de Nueva York, para dar el show pendiente que postergó por problemas con su garganta hace unos días", detalló Herrera.

El concierto de Luis Miguel en el Estadio Azteca fue el primero realizado en la Ciudad de México tras la presentación de su más reciente álbum Mis Romances. En el Auditorio Nacional estará del 6 al 10 de marzo, del 14 al 17 y el 20 del mismo mes.

Respecto a la supuesta compañía que Mariah Carey le hizo a Luismi en tierra Azteca, Renato Herrera negó rotundamente que la hayan visto, por lo que atribuyó a un rumor infundado el que hayan dicho que estaban viviendo una reconciliación.

Lo graban en alta definición

Con la finalidad de que el concierto que Luis Miguel ofreció este sábado sea transmitido por televisión o lanzado en video y DVD, los productores del recital lo grabaron con una unidad de tecnología de alta definición televisiva.

Herrera, confirmó que por primera vez en la historia de la televisión mexicana, un concierto fue grabado con esta técnica, que en teoría, registra una imagen de una calidad extraordinaria.

"Aún no podemos dar por hecho que el concierto del Estadio Azteca vaya a salir en DVD o video porque inicialmente estuvo contemplado que se transmitiera por televisión, por eso fue grabado. En realidad, la decisión final es de Luis Miguel y su equipo de representación", indicó Herrera.

También, explicó, la negociación depende de la productora, que en este caso es Televisa y En Vivo Espectáculos; Warner Music, que es la disquera del cantante, y de sus representantes.

"Para concretar ese proyecto hay que hablar de distribución, manufactura y es prematuro darlo por hecho. Si es sólo para televisión, tendríamos que hablar de canales, costos, si sería por cable o en señal abierta. Quizás dentro de unas tres semanas tengamos ya una respuesta en firme", señaló el directivo.

Sobre la respuesta del público ante el show de "El Sol" en el Azteca, Herrera lo calificó como un éxito total, pues además de que acudieron las 60 mil personas esperadas, el propio cantante quedó satisfecho.

"No hubo quejas por parte de nadie, el concierto fue de un extraordinario nivel", apuntó.


Enamora al 'Coloso'

03/03/2002

Con un espectacular concierto, Luis Miguel triunfa durante
su presentación en el Estadio Azteca, ante 60 mil personas

Eduardo Martínez Soto Alessi / EsMas.com

CIUDAD DE MÉXICO, México, mar. 2, 2002.- Bajo el inusual cielo estrellado que la noche del pasado sábado envolvió a la capital mexicana, el Estadio Azteca brilló con la luz y la música que “el Sol”, Luis Miguel, brindó a los cerca de 60 mil espectadores que se dieron cita para presenciar el primero de los 10 conciertos de la gira Mis Romances que ofrecerá en esta ciudad.


'Es un amor'

03/02/2002

A su paso por Guadalajara, Luis Miguel deja una grata
impresión no sólo con su show, sino también con su
comportamiento

Por LIZETH VILLEGAS/El Norte

Guadalajara, México.- Fueron sólo 23 horas las que Luis Miguel estuvo en esta ciudad, tiempo suficiente para despertar comentarios encontrados entre medios de comunicación, empleados del aeropuerto y del hotel en el que se hospedó. Estos últimos hasta lo catalogaron como una grata persona.

Con total discreción y en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, "El Sol" arribó al Aeropuerto Miguel Hidalgo, a las 00:15 horas del jueves y salió del hangar privado a bordo de un Mercedes Benz modelo ML5000 color plata y con vidrios polarizados.

De inmediato lo trasladaron al Hotel Presidente Intercontinental y se instaló en la Suite Presidencial.

Personal del hotel afirmó que Luis Miguel dio muestras de ser una persona sencilla y carismática.

"Es un amor como huésped, no dio molestia alguna. De que estuvo aquí sólo muy pocos se enteraron. Entraba y salía por la puerta de personal y nunca dio un problema. A comparación de otros artistas que hasta destrozos hacen, la verdad que él es muy lindo", dijo una mujer que trabaja en el hotel desde hace tres años.

La suite presidencial es como un departamento que cuenta con terraza, sala, comedor, servibar, jacuzzi, vestidor, un baño de mármol y se puede comunicar con otra habitación.

El lugar cuenta con dos televisiones y estéreo. Como detalles especiales, la suite contó con más de 20 veladoras blancas y sin olor. Todos los cristales de la habitación de taparon para evitar el paso de la luz.

El agua de la habitación era Evian, por petición del cantante. El personal del hotel negó que Luis Miguel trajera su propio chef.

A las 16:15 horas dejó el hotel para dirigirse al Estadio 3 de Marzo y realizar su prueba de sonido. Para que los fanáticos no sospecharan nada, Luis Miguel y su dispositivo de seguridad fueron escoltados por patrullas ingresando por la Universidad Autónoma de Guadalajara y cruzando por las canchas de futbol, incluso se colocaron un par de rampas, ya que en esa zona sólo deambulan los estudiantes y no hay acceso para vehículos.

Al llegar a su ensayo, el cantante venía acompañado de una mujer en el Mercedes y se corrió el rumor entre su staff de que podría ser Mariah.

Del carro sólo bajó él, dio unos cuantos pasos e ingresó a la zona de vestidores que regularmente utilizan los futbolistas, pero que se acondicionó como camerino de Luis Miguel.

De inmediato se trasladó al escenario y a puertas cerradas probó el sonido con sus músicos.

Quince minutos después de las 23:00 horas, Luis Miguel y su equipo abandonó Guadalajara por la puerta 10 del hangar. Por supuesto que se fue en su avión privado con destino desconocido.


Romance a fuego lento

03/01/2002

www.informador.com.mx

Luis Miguel y Guadalajara esperaron cinco años para vivir un romance como el de anoche. A pesar de la distancia, el cantante y 24 mil de sus seguidores que llenaron el aforo del Estadio 3 de marzo, se mostraron el cariño que se tienen. Cantaron juntos, bailaron, gritaron, pero sobre todo, hicieron un recorrido por sus recuerdos en casi dos horas de concierto, donde hubo fuego y pasión compartida.

Diez minutos después de la hora señalada para el inicio del concierto de "Luismi", "Luis-mirey", "El Sol", Luis Miguel, se apagaron las luces del Estadio 3 de marzo. Una cortina cubría el escenario con una proyección de rosas rojas, que también podían apreciarse en las dos pantallas colocadas a los costados del escenario.

Las flores cedieron su lugar al fuego. La cortina cayó. "¡Ahí está!", "¡ahí viene!", gritaban sus seguidoras. La pantalla colocada como escenografía se abrió en dos. Luis Miguel apareció, vestido con smoking. Los gritos subieron su volumen. El cantante descendió las escaleras que rodeaban al baterista de su grupo. Luis Miguel salió del fuego y descendió de una nube artificial hecha con humo de hielo seco. Comenzó entonces la velada.

El preámbulo

Cuando se reencuentran quienes han vivido un largo romance, entregan todo. Los 24 mil tapatíos y Luis Miguel, lo hicieron así, entregaron todo sin reprocharse los cinco años que no se habían visto ni escuchado. El tema Amor, amor, amor fue ese saludo tras la ausencia.

El marco fue el ideal y hasta la luna llena se acomodó para complementar la velada. Sobre el escenario hubo rosas rojas montadas en dos grandes floreros, una pantalla de alta definición ofreciendo detalles de las expresiones de Luis Miguel mientras interpretó a media voz, sereno y con actitud de conquista, temas como Tu me acostumbraste, Perfidia y Toda una vida.

Y bastó un "muchas gracias" para elevar nuevamente el volumen de los gritos. "Un placer enorme poder estar nuevamente en esta hermosa ciudad con todos ustedes...¡¿Tienen ganas de cantar?, ¿tienen gansa de bailar?!", preguntó el intérprete y ante la respuesta afirmativa le puso ritmo y cadencia al concierto con Dame tu amor y Suave, para volver después a la intimidad con O tú o ninguna, Por debajo de la mesa y Cómo duele, entre otras.

Un sonido sin errores, un espectacular juego de luces, un discreto lucimiento de los ocho músicos de su grupo y el coro multitudinario hicieron brillar a Luis Miguel, quien cantó una buena parte del concierto mirando a sus grupo, quitándose y poniendo en el oído su monitor, distracción que provocó incluso que titubeara al cantar la letra de El día que me quieras.

Pero el romance siguió su marcha sin problemas, con perfección técnica, con un recorrido por canciones de amor, con reclamos como Y..., retos al estilo de Hasta que me olvides o súplicas al ritmo de Amorcito corazón. Luis Miguel cambió una vez el vestuario antes de la llegada del Mariachi 2000 que lo acompañó en La Bikina y Mi ciudad; recibió una rosa roja y un beso antes de Será que no me amas y la primera lluvia de confeti plateado.

El punto climático llegó con una cascada de recuerdos. Luis Miguel cambió de camisa nuevamente para evocar el ambiente de una discoteca. El movimiento se registró finalmente en todos los rincones del Estadio 3 de marzo, el romance se volvió rítmico, encendido. El cantante recorrió varias veces el escenario mientras cantó una tras otra Ahora te puedes marchar, La chica del bikini azul, Isabel y Cuando calienta el sol. Se tiró del cabello, levantó la rodilla a la altura de su pecho, movió los brazos de un lado a otro, invitó a cantar a la gente y el ánimo se quedó en el punto más alto cuando se apagaron las luces, porque 36 canciones y una hora y media después de que salió del fuego, Luis Miguel se fue y no regresó para ningún encore. La pasión y el fuego se habían terminado.


Translation Help

Regresar