www.LuisMiguelSite.com - Unofficial fan site

Luis Miguel cautiva en concierto

El famoso cantante inaugura sala de conciertos
NextStage ante un lleno total

02/10/2002

Por Isabel Morales / Especial para La Estrella

DALLAS - El ídolo mexicano que dio nuevo brillo a los boleros, Luis Miguel, se presentó en el Metroplex el pasado sábado, promocionando su ultimo trabajo musical titulado Mis Romances 2002. Este concierto hace parte de una gira por todo Estados Unidos, México y algunos países latinoamericanos.

Más de seis mil personas se dieron cita en el nuevo teatro y centro de convenciones NextStage, localizado en Grand Prairie, a donde desde muy temprano llegaron los adeptos a "Luismi", como le dicen sus fans, para no perderse ningún detalle del espectáculo.

"Para nosotros es un gran logro tener a Luis Miguel en nuestro primer concierto, un cantante latino tan importante en todo el mundo, se vendieron todos los boletos, hay lleno completo", dijo Floriana Torres, portavoz de NextStage.

Aunque el cantante hizo esperar a sus fans una hora, al público no le importó y lo recibió con gritos, alaridos, flores, un éxtasis colectivo que contagió al propio artista al iniciar el espectáculo con la canción Amor, amor, amor, de su último trabajo. Con un gran despliegue de luces, imágenes de sus videos, proyecciones de su concierto en tres pantallas gigantescas ubicadas en el escenario, el astro de los boleros modernos, inició el espectáculo vestido de smoking, y con su piel bronceada y un corte de cabello alborotado hizo suspirar a más de una.

El artista entonó los boleros de su último disco compacto. El ambiente se tornaba cada vez más cálido, una luz ligera en tonos rosados durante aproximadamente media hora, después el concierto se tornó un poco lento y formal.

Retomó canciones conocidas, como Contigo aprendí, Cuando vuelva a tu lado, Mucho corazón, que, al son de la música y los coros del público, entonó con sabor de Romance.

El fulgor de los presentes era notorio, mujeres que llegaron hasta la tarima para tratar de tocarle la mano, algunas le regalaron flores, hubo otra más atrevida que se quitó el sostén y se lo dio y otra joven que burló los mecanismos de seguridad y subió al escenario para darle un abrazo a Luis Miguel.

El sonido en general del concierto fue muy bueno, el manejo de luces, el equipo de audio y los músicos que lo acompañaron demostraron tener trayectoria en la materia de improvisar en el arte de los conciertos.

"El concierto estuvo maravilloso, lo que más me gustó fue la escenografía, la decoración del espacio," expresó Amanda Sanpedro, ecuatoriana fanática de Luis Miguel.

El momento más importante -o por lo menos el que llamó más la atención del público- fue cuando irrumpió en el escenario una melodía de violín que dio la entrada al mariachi, las cuerdas de las guitarras comenzaron a entonar las notas de La Bikina y luego La media vuelta, entre otras canciones, con las que rindió homenaje a los grandes compositores mexicanos.

"He escuchado varios conciertos de Luis Miguel, pero en éste aumentó las interpretaciones con el mariachi, hasta cantó algunas que no son conocidas" en su repertorio", dijo Alma Rodríguez, residente de Dallas.

Del cielo cayeron papeles de colores, que al calor de la música y de Cuando calienta el sol, indujeron al baile multitudinario, acompañado de una voz colectiva que cantaba la letra de esa canción que tuvo éxito en 1987, regocijando los recuerdos de un cantante que lleva veinte años en el oficio.

La fiesta terminó con una lluvia de serpentinas y confeti, dejando un buen sabor de boca y sin duda una noche inolvidable como lo afirmó Marta Cardona, quien vive en Tyler, al suroeste de Dallas, y quien manejó una hora y media para ver a su cantante preferido.


Cerrar