Viña 2012 cierra con Luis Miguel por US$ 1 millón y Festival prepara escenario en 360°

La negociación la llevó Chilevisión con la agencia de talentos estadounidense William Morris, que representa al mexicano.

por C. Alzate y C. Vergara / diario.latercera.com

10/29/2011

Las gestiones entraron en tierra derecha en julio. En esa fecha, Pablo Morales, director general del Festival de Viña, y Eduardo Cabezas, productor general del certamen, viajaron a Miami para reunirse con la afamada agencia de talentos estadounidense William Morris. El objetivo era fichar a un nombre histórico del evento de la Ciudad Jardín y un punto pendiente eterno de distintas organizaciones, que en 18 años no había regresado: Luis Miguel. La jugada era hacer la gestión para incluirlo en la parrilla de manera directa y no a través de productoras musicales, como se hace habitualmente.

Y les funcionó. Como cuenta el mismo Morales, la semana pasada llegaron a un acuerdo con el intérprete y esta semana recibieron la carta de compromiso firmada, que les permitió hacer el anuncio. Según fuentes cercanas a la negociación, el precio a pagar por contar con el show es cercano a un millón de dólares -cifra que lo ubica como uno de los artistas mejor pagados de la historia del certamen- y el cantante viajará especialmente a Chile. No hará otros conciertos en la región ni por el país. "El tiene un vínculo con el Festival de Viña y esa fue parte de la razón para que interrumpiera su receso y viniera. Está feliz", comenta el director del Festival.

Su estadía se extenderá por sólo dos días. Llegará en su jet privado a la Ciudad Jardín y realizará un show de 100 minutos de duración, principalmente compuesto por sus grandes éxitos y basado en el de la gira Labios de miel, su último disco. Aunque aún no está totalmente cerrado, la idea es que Luis Miguel sea el encargado de abrir el certamen 2012, el miércoles 22 de febrero. Un tema clave fue la televisación del show, usual obstáculo para fichar nombres de envergadura y un problema para Luis Miguel. Ahora, el artista aceptó su transmisión en vivo a lo largo de Chile, mientras que los derechos para la emisión internacional todavía están siendo negociados.

"Sabíamos que teníamos que tener un número uno para abrir y en eso nos concentramos. Estamos contentos, porque esto nos separa de todos los otros festivales", comenta Morales.

En inglés
Ahora, la intención es reclutar para la parrilla a un número de similar peso, pero anglo. El nombre que lleva la delantera es Elton John. El cantante tendría un precio de unos US$ 750 mil y el éxito de las gestiones depende del modelo de negocios que se pueda armar. El británico realizará una presentación en Lima a principios de febrero, y se está buscando una fórmula para coordinar su agenda y que prolongue su estadía hasta las fechas festivaleras. Una de las opciones es organizar shows en Argentina y Brasil.

Ayer, además, se confirmaron más nombres para la próxima edición del certamen. Así, Luis Fonsi, que está en Chile realizando una serie de presentaciones, estará en la Quinta Vergara mostrando su nuevo álbum. Dentro de los números chilenos se anunció a Manuel García y Daniel Muñoz como parte del jurado del certamen. García se subirá al escenario a dar un breve show y, además, se gestiona que cante un par de temas durante la presentación de Los Bunkers.

Los organizadores reconocen que todavía están buscando artistas latinos y otro cantante anglo, además de los números humorísticos y un artista de prestigio para que presida el jurado, "para subirle la calidad técnica y la imagen", como explican. La parrilla completa debe estar cerrada dentro de 45 días y las entradas se pondrán a la venta el 10 de diciembre.

Otro tema que ya está definido son las renovaciones que se le harán al escenario de la Quinta Vergara. "Estamos cuidando cada vez más los aspectos técnicos y estéticos, para que el Festival sea cada vez más sofisticado, más elegante y más fino y de gran nivel, como tiene que ser", explica Juan Pablo González, director de la transmisión. Así, este año se construirán dos escenarios: el tradicional y una segunda tarima elevada, cerca de la galería, con sus propias luces y pantallas. Ambos estarán conectados por el túnel que corre por debajo de la Quinta Vergara, y la idea es dar la sensación de un show y transmisión en 360 grados, girando las cámaras hacia el público y "considerando acercar al artista a la galería y considerando la galería como un gran escenario", detalla González. El trayecto por el túnel será proyectado en las pantallas, para "crear expectativas" y los conductores, Eva Gómez y Rafael Araneda, también aprovecharán las dos tarimas para sus intervenciones.

Regresar