www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Brilla el “Sol” en Mérida

yucatan.com.mx
03/17/2006

Luis Miguel conquistó con sus temas, principalmente los boleros, a casi 15 mil personas que asistieron anoche a su concierto “México en la piel”.

El intérprete se entregó a un público formado por jóvenes y adultos, que gritaron, bailaron y corearon los temas de una velada que duró poco más de dos horas.

Aún no amanecía cuando un grupo de 20 personas se apoderó de la entrada principal del estadio Carlos Iturralde Rivero, donde Luis Miguel ofreció anoche el concierto “México en la piel”.

Las manecillas del reloj marcaban las 5 de la mañana cuando fans del artista improvisaron un campamento que conforme pasaban las horas sufría modificaciones y relevos, todo con tal de ser los primeros en entrar al recinto y conseguir los mejores lugares.

Lo anterior es el fenómeno llamado “Luis Miguel”. La espera de 10 años llegó a su fin, al igual que la ansiedad que desveló a sus admiradores y fortaleció su deseo de ver al artista.

Cobertores y almohadas, utilizadas para soportar el frío de la madrugada, se convirtieron en asientos; lentes oscuros y bloqueadores solares, sombrillas que protegerían de los rayos del sol, sillas plegables que proporcionaban más comodidad, charlas enriquecidas con los “chismes” de las revistas de la farándula y llamadas por teléfonos celulares sirvieron para hacer la espera más llevadera. Además, no podían faltar las diferentes “guardias” para ir al baño, sándwiches cocinados al momento y agua en botellas desechables, entre otros alimentos.

Incluso, la mascota de una familia, un schnauzer, ejerció su oficio de guardián con marcado celo, todo para proteger cada ápice del terreno logrado de sus amos.

Antes de las 10 de la mañana, ya eran setenta las personas que se encontraban en la entrada del estadio. Una reja era lo que separaba a los fans de las graderías de preferencia, de $400, aquellas que para hacer rendir su valor era necesario un rápido acceso.

Las taquillas comenzaron a vender los boletos que quedaban, de $600 y $400 pesos, a partir de la 2 de la tarde, el momento preciso en que 50 personas esperaban la oportunidad de adquirir el codiciado ticket.

En el exterior del Carlos Iturralde Rivero la vigilancia policíaca comenzó a las siete de la mañana con el bloqueo de los accesos a estacionamientos aledaños al estadio; nadie podía utilizarlos hasta después de las tres de la tarde, al abrirse oficialmente.

Mientras tanto, los vendedores ambulantes comenzaron a ofrecer diversos productos, como refrescos enlatados, kibis, polcanes, gorras bordadas y playeras rotuladas con el nombre de Luis Miguel, con precios alrededor de los cien pesos.

Entre los seguidores que formaban fila estaban numerosas mujeres que durante mucho tiempo esperaron el regreso de Luis Miguel a la ciudad, y comentaron que para compensar el esfuerzo esperaban que el cantante ofreciera un show memorable.

“Por debajo de la mesa”, “La incondicional” y “Qué nivel de mujer”, son algunas de las melodías que las admiradoras de “El Sol” querían escuchar.

Si afuera del estadio la expectación dominaba el aire, adentro del lugar un ejército de técnicos trabaja en los detalles del escenario. La crónica completa la publicaremos mañana.

Cerrar