www.LuisMiguelSite.com - Sitio No Oficial

Luis Miguel cantó ante más de 40.000 incondicionales.

Por Gonzalo Rodríguez T / Cooperativa.cl
11/20/2005

El público que llegó hasta el coliseo ñuñoíno no se conformó con la casi hora y media de show del mexicano, y le dedicó a coro "La incondicional", una vez que el artista se retiró del escenario.

Esta vez el tradicional "otra, otra" dio paso a una muestra total de fanatismo por parte de gran parte del público que la noche del sábado 19 de noviembre repletó el Estadio Nacional, para asistir al primero de los dos recitales que Luis Miguel programó en Chile.

Tras largos minutos luego que el artista mexicano abandonara el escenario del principal recinto deportivo del país, miles de voces -en su mayoría femeninas- seguían pidiendo a gritos su regreso, con la esperanza de alargar aún más un show que se prolongó por una hora y 37 minutos.

Sin embargo, una vez que comprendieron que no había marcha atrás en la decisión del intérprete conocido en su país como "el sol", simplemente le dedicaron el tema "La incondicional" -que no formó parte de los temas de su presentación-, a modo de despedida y como una muestra de su fanatismo hacia el cantante.

Ese mismo público fue el que desde temprano llegó al estadio, y que no le importó mayormente los más de 60 minutos de retraso con que partió el show -inicialmente previsto para las 21:00 horas- tiempo durante el cual se dedicó a hacer "la ola" y gritar el nombre del artista.

Luis Miguel inició su recital enfundado en un terno negro y camisa blanca con canciones como "Qué nivel de mujer", "Con tus besos" y "Sol, arena y mar", para luego dar paso a una selección de boleros y rancheras de sus discos "Romance" y "México en la piel", trabajo que es el centro de atención de su actual gira.

En esta sección de su espectáculo el cantante azteca -ataviado de charro aunque sin el clásico sombrero- estuvo acompañado por una banda de mariachis junto a los que interpretó temas como "El viajero" y "La bikina", "Bésame mucho" e "Inolvidable".

En esta parte también echó mano a su versión del tango original de Carlos Gardel "El día que me quieras", que grabó en su álbum "Segundo romance" de 1994.

Para el final dejó éxitos calados como "Cuando calienta el sol" y "Será que no me amas", entre otras, parte de su repertorio más clásico y que fueron coreados a todo pulmón por los asistentes al concierto, entre los que se contaron la actriz Renata Bravo, el tenista Nicolás Massú y el cantante argentino Pablito Ruiz, que ofició de notero para el programa "La última tentación" del canal Chilevisión.

El amplio despliegue de seguridad, que incluyó la imposibilidad de la prensa de dialogar con el intérprete y la restricción de solamente tomar imágenes de sus dos primeras canciones, también se vio reflejado en el escenario.

Un guardaespaldas de gran contextura física no se separó de su lado cada vez que el artista se acercó al público de las primeras filas, el que le arrojó flores y una bandera chilena, entre otros presentes.

El cantante no se quedó atrás y al final de la noche lanzó varias poleras promocionales antes de despedirse y agradecer la multitudinaria presencia.

Este domingo Luis Miguel se trasladará hasta Viña del Mar, donde tiene previsto actuar ante las más de 13 mil personas que adquirieron boletos para el concierto que ofrecerá en la Quinta Vergara, escenario que pisó por última vez en 1990, ocasión en la que se llevó dos antorchas de Plata del Festival de la Canción de Viña del Mar.

Cerrar