Ultimas presentaciones de esta gira

Se rinde San Diego ante el sol
el-mexicano.com.mx
09/11/2011

EL MEXICANOSAN DIEGO, CA.- Amado por millones de personas y juzgado por otros, Luis Miguel siempre ha estado en la mira de los medios de comunicación y sus seguidores debido a su enigmática personalidad que le ha llevado a ser un legendario de la música en español.

Rodeado de escándalos, a sus 41 años “Luismi” sigue conservando su estilo y presumiendo una envidiable sonrisa, a pesar de ser protagonista de portadas y programas en las que el amarillismo destila en cada palabra, el cantante evita dar importancia a ello y afirma que su mejor juez, es el público.

Fue el pasado sábado, durante su concierto en el Cricket Wireless Amphiteatre de San Diego, cuando “El Sol” emitió su luz para encantar a miles de seguidores que recibieron el agradecimiento y la distinción en propias palabras del cantante.

“Esta noche voy a cantar un poco de todo, las canciones que han gustado, las que no, ustedes son los mejores jueces, mi público, mis fans”, dijo el cantante quien pidió a los asistentes que se dieran un aplauso a sí mismos.

La velada inició una hora antes de lo anunciado, fue en punto de las 9:00 de la noche cuando los músicos y coristas arribaron el escenario para arrancar con dinamismo el concierto en el que Luis Miguel arrancó los gritos y suspiros de las féminas con su sonrisa y sus característicos movimientos que le han hecho famoso por más de 3 décadas.

“Buenas noches San diego. Qué increíble esta ciudad, es bellísima ¿Qué tal esta el ambiente está noche? ¿Tienen ganas de cantar? ¿Tienen ganas de bailar? ¿De qué más tienen ganas?”, dijo el cantante en tono pícaro después de interpretar temas como Te propongo esta noche, Suave y Con tus besos.

“Ojalá pasen una velada muy agradable. La intención es pasarla muy, muy bien”, expresó para cantar Tres palabras, tema que fungió como entrada de la telenovela El Triunfo del amor, que se trasmitió por Televisa.

Fiel a su estilo, “El sol” lució impecable sobre el escenario, ataviado de traje, camisa, corbata y hasta pañuelo negro, derrochó elegancia en todo momento. Haciéndose acompañar por 15 músicos y dos coristas enamoró con los temas que le han colocado en el gusto del público en los últimos 30 años.

Desde romances como La barca, Todo a nada, Sabor a mí, Sin ti, medleys de sus mejores éxitos en los ochentas y los noventas, hasta temas de su más reciente álbum, fueron parte del repertorio que conquistó a los asistentes, quienes cantaron al ritmo de los Labios de miel de ‘Luismi’.

Regresar